Cómo se comporta una persona con inestabilidad emocional: síntomas y detección

La inestabilidad emocional es un estado en el que una persona experimenta cambios de humor bruscos y repentinos, magnifica pequeños problemas, pasa rápidamente de momentos de euforia al decaimiento o de un estado apacible a un gran enfado, y tiene una inclinación a sentirse mal con frecuencia y sufrir estrés. Estos síntomas pueden tener un impacto significativo en las relaciones interpersonales y en los patrones de comportamiento de la persona. En este artículo, exploraremos en detalle cómo se comporta una persona con inestabilidad emocional y cómo detectar estos síntomas.

Síntomas de la inestabilidad emocional

Cambios de humor bruscos y repentinos

Una de las características más comunes de una persona con inestabilidad emocional es la tendencia a experimentar cambios de humor bruscos y repentinos. Pueden pasar de estar felices y contentos a sentirse tristes y deprimidos en cuestión de minutos. Estos cambios de humor pueden ser desencadenados por situaciones externas o pueden ocurrir sin ninguna razón aparente.

Magnificación de pequeños problemas

Otro síntoma de la inestabilidad emocional es la tendencia a magnificar pequeños problemas. Una persona con inestabilidad emocional puede reaccionar de manera exagerada ante situaciones que para otros podrían ser consideradas insignificantes. Por ejemplo, pueden sentirse abrumados por un pequeño error en el trabajo o por un comentario inocente de un amigo.

Pasar rápidamente de momentos de euforia al decaimiento, o de un estado apacible a un gran enfado

Las personas con inestabilidad emocional también pueden pasar rápidamente de momentos de euforia a estados de decaimiento o de un estado apacible a un gran enfado. Pueden experimentar cambios extremos en su estado de ánimo en un corto período de tiempo, lo que puede ser confuso y agotador tanto para ellos como para las personas que los rodean.

Te interesa  Qué aspectos incorpora la mirada de la psicología positiva - Wikipedia

Inclinación a sentirse mal con frecuencia y sufrir estrés

La inestabilidad emocional también puede manifestarse en una inclinación a sentirse mal con frecuencia y sufrir estrés. Las personas con inestabilidad emocional pueden experimentar una sensación constante de malestar emocional, incluso en ausencia de situaciones estresantes. Pueden tener dificultades para manejar el estrés y pueden sentirse abrumados por las demandas diarias de la vida.

Impacto en las relaciones interpersonales

Baja tolerancia a la frustración

La inestabilidad emocional puede tener un impacto significativo en las relaciones interpersonales. Las personas con inestabilidad emocional suelen tener una baja tolerancia a la frustración, lo que significa que pueden reaccionar de manera exagerada o agresiva ante situaciones que no salen como esperaban. Esto puede generar conflictos y dificultades en las relaciones con los demás.

Problemas en las relaciones con los demás

Además de la baja tolerancia a la frustración, las personas con inestabilidad emocional también pueden experimentar problemas en las relaciones con los demás. Pueden tener dificultades para establecer y mantener relaciones saludables y estables. Pueden ser percibidos como impredecibles o volátiles, lo que puede hacer que las personas se alejen de ellos o tengan dificultades para confiar en ellos.

Variación de decisiones en función del estado de ánimo

Otro impacto de la inestabilidad emocional en las relaciones interpersonales es la variación de decisiones en función del estado de ánimo. Las personas con inestabilidad emocional pueden tomar decisiones impulsivas o irracionales basadas en su estado emocional en ese momento. Esto puede generar confusión y frustración en las personas que los rodean, ya que pueden tener dificultades para entender o predecir las acciones de la persona con inestabilidad emocional.

Te interesa  Quién es el padre de la felicidad: Martin Seligman y la Psicología Positiva

Patrones de comportamiento

Intensos cambios emocionales constantes

Uno de los patrones de comportamiento más característicos de una persona con inestabilidad emocional es la presencia de intensos cambios emocionales constantes. Pueden pasar de la felicidad a la tristeza, de la ira a la calma, en cuestión de minutos. Estos cambios emocionales pueden ser desencadenados por situaciones externas o pueden ocurrir sin ninguna razón aparente.

Interpretaciones distorsionadas de la realidad

Otro patrón de comportamiento común en las personas con inestabilidad emocional es la tendencia a interpretar de manera distorsionada la realidad. Pueden percibir situaciones neutrales como amenazantes o interpretar los comentarios de los demás de manera negativa. Estas interpretaciones distorsionadas pueden afectar su capacidad para tomar decisiones racionales y pueden generar conflictos en las relaciones interpersonales.

Una persona con inestabilidad emocional puede experimentar cambios de humor bruscos y repentinos, magnificar pequeños problemas, pasar rápidamente de momentos de euforia al decaimiento o de un estado apacible a un gran enfado, y tener una inclinación a sentirse mal con frecuencia y sufrir estrés. Estos síntomas pueden tener un impacto significativo en las relaciones interpersonales y en los patrones de comportamiento de la persona. Si crees que tú o alguien que conoces puede estar experimentando inestabilidad emocional, es importante buscar ayuda profesional para obtener un diagnóstico adecuado y recibir el tratamiento adecuado.

Deja un comentario