Qué es el nivel cultural de una persona en sociología del arte

El nivel cultural de una persona en sociología del arte se refiere a la capacidad de apreciar y comprender obras culturales, ya sean literarias, musicales, visuales o escénicas. Este nivel cultural se basa en la jerarquización de estas obras, es decir, en la valoración de su calidad y relevancia dentro de la sociedad. A lo largo de la historia, diferentes teóricos han propuesto distintas formas de entender y medir este nivel cultural.

Definición del nivel cultural en sociología del arte

La definición del nivel cultural en sociología del arte implica la jerarquización de las obras culturales en función de ciertos criterios. Tradicionalmente, el aspecto que ha servido como jerarquizador ha sido el ideal del gusto basado en la calidad. Esto implica que las obras consideradas de mayor calidad son aquellas que cumplen con ciertos estándares estéticos y artísticos.

Jerarquización de obras culturales

La jerarquización de las obras culturales implica establecer un orden de importancia y valoración entre ellas. Esto se hace en base a criterios como la originalidad, la creatividad, la técnica, la profundidad temática, entre otros. Las obras que cumplen con estos criterios son consideradas de mayor nivel cultural.

Aspecto tradicional de jerarquización

El aspecto tradicional de la jerarquización cultural se basa en la idea de que existen obras de mayor calidad y valor artístico que otras. Esta jerarquización se ha establecido a lo largo de la historia por críticos, académicos y expertos en el arte. Sin embargo, esta forma de jerarquizar las obras culturales ha sido cuestionada en los últimos años, ya que se considera que puede ser elitista y excluyente.

Niveles de cultura según Umberto Eco

Umberto Eco, reconocido semiólogo y filósofo italiano, propuso una clasificación de los niveles de cultura en su libro «Apocalípticos e integrados». Según Eco, existen dos niveles de cultura: la cultura de masas y la cultura de élites.

Cultura de masas vs cultura de élites

La cultura de masas se caracteriza por estar dirigida al éxito económico y a una amplia audiencia. Este tipo de cultura busca generar emociones y sentimientos superficiales, satisfacer una demanda masiva y se suele utilizar como herramienta de control, propaganda e incluso represión. Ejemplos de cultura de masas son la música pop, las películas comerciales y los programas de televisión populares.

Te interesa  Qué cambios hay que hacer para mejorar la cultura organizacional: 7 claves

Por otro lado, la cultura de élites busca satisfacer a individuos más concretos, de una manera más directa y relacionada con su identidad personal. Este tipo de cultura intenta provocar una reflexión o fomentar la crítica de una realidad. No sigue las reglas utilitaristas del mercado y busca ayudar a la emancipación del individuo. Ejemplos de cultura de élites son la literatura clásica, el arte contemporáneo y el teatro experimental.

La cultura de masas y la cultura de élites

La cultura de masas y la cultura de élites presentan características y objetivos diferenciados. Estas diferencias tienen un impacto tanto en la sociedad en general como en la individualidad de las personas.

Características de la cultura de masas

La cultura de masas se caracteriza por ser accesible y fácilmente consumible. Está dirigida a una amplia audiencia y busca generar emociones y entretenimiento superficial. Se basa en fórmulas y estereotipos que son fácilmente reconocibles y aceptados por el público. Además, se suele utilizar como herramienta de control y manipulación, ya que puede influir en las opiniones y comportamientos de las personas.

Características de la cultura de élites

La cultura de élites se caracteriza por ser más compleja y exigente. Está dirigida a un público más selecto y busca provocar una reflexión o fomentar la crítica de una realidad. No sigue las reglas utilitaristas del mercado y busca la originalidad y la experimentación. Además, se relaciona de manera más directa con la identidad personal de los individuos y puede ayudar a su emancipación y desarrollo intelectual.

Objetivos y enfoques diferenciados

La cultura de masas busca el éxito económico y la satisfacción de una demanda amplia. Se basa en la producción en masa y en la estandarización de los productos culturales. Por otro lado, la cultura de élites busca la calidad artística y la originalidad. Se basa en la producción individualizada y en la experimentación creativa.

Te interesa  Cómo influye la cultura en el trabajo: factores clave

Impacto en la sociedad y la individualidad

La cultura de masas tiene un impacto en la sociedad en general, ya que puede influir en las opiniones, comportamientos y valores de las personas. Además, puede contribuir a la homogeneización cultural y a la pérdida de diversidad. Por otro lado, la cultura de élites tiene un impacto en la individualidad de las personas, ya que puede ayudar a su desarrollo intelectual y a la construcción de su identidad personal.

La jerarquización de la cultura según Pierre Bourdieu

Pierre Bourdieu, sociólogo francés, propuso una teoría sobre la jerarquización de la cultura en su libro «La distinción». Según Bourdieu, la jerarquización de la cultura no se basa en criterios objetivos de calidad, sino que es construida en el campo social por la clase dominante para poder distinguirse del resto de la sociedad y conservar su posición de dominio.

Imitación de la estructura social

Bourdieu sostiene que las personas imitan las prácticas culturales de la clase dominante como una forma de ascenso social. Esto implica que las personas buscan adquirir los gustos y las preferencias culturales de las clases altas para poder ser reconocidos y aceptados en esos círculos sociales.

Construcción de jerarquías culturales

La jerarquización de la cultura no es un proceso natural, sino que es construida por la clase dominante para mantener su posición de poder. Esto implica que las obras culturales son valoradas y jerarquizadas en función de los intereses y las preferencias de esta clase social.

Relación con la clase dominante

La jerarquización de la cultura está estrechamente relacionada con la clase dominante, ya que son ellos quienes establecen los criterios de valoración y los estándares de calidad. Esto implica que las obras culturales que son consideradas de mayor nivel cultural suelen ser aquellas que se ajustan a los gustos y las preferencias de esta clase social.

Te interesa  Qué importancia tiene el desarrollo cultural en la sociedad

Cuestionamiento del omnivorismo cultural

La teoría de Bourdieu ha sido cuestionada en los últimos años por lo que se ha venido a llamar como omnivorismo cultural. Esta teoría sostiene que las personas no se limitan a consumir solo una forma de cultura, sino que son capaces de apreciar y disfrutar de diferentes tipos de obras culturales, independientemente de su origen social o económico.

El nivel cultural de una persona en sociología del arte se refiere a su capacidad de apreciar y comprender obras culturales. Este nivel cultural se basa en la jerarquización de estas obras, que puede ser tradicionalmente basada en el ideal del gusto o en la propuesta de teóricos como Umberto Eco y Pierre Bourdieu. La cultura de masas y la cultura de élites presentan características y objetivos diferenciados, y la jerarquización de la cultura según Bourdieu está relacionada con la clase dominante. Sin embargo, el omnivorismo cultural cuestiona esta jerarquización y sostiene que las personas son capaces de apreciar y disfrutar de diferentes formas de cultura.

Deja un comentario