Qué es la técnica del sándwich: Comunicación asertiva

La comunicación es una habilidad fundamental en cualquier ámbito de la vida, especialmente en el mundo empresarial. La forma en que nos comunicamos con los demás puede tener un impacto significativo en nuestras relaciones y en el logro de nuestros objetivos. Una técnica muy efectiva para comunicarnos de manera asertiva es la técnica del sándwich.

Empatía y comprensión

La técnica del sándwich se basa en tres elementos clave: empatía, comprensión y una conclusión positiva. El primer paso es empatizar con la persona a la que nos dirigimos. Esto significa ponerse en su lugar y tratar de entender su perspectiva, opiniones y emociones. La empatía nos permite establecer una conexión más profunda con la otra persona y muestra que nos importa su punto de vista.

Poniéndose en el lugar del otro

Para practicar la empatía, es importante escuchar activamente a la otra persona y tratar de comprender su situación. Esto implica prestar atención a sus palabras, expresiones faciales y lenguaje corporal. También podemos hacer preguntas para obtener más información y demostrar nuestro interés genuino en lo que están diciendo.

Mostrando comprensión

Una vez que hemos comprendido la perspectiva de la otra persona, es importante mostrarle que entendemos su punto de vista. Podemos hacer esto repitiendo sus palabras o resumiendo sus ideas principales. También podemos utilizar frases como «entiendo cómo te sientes» o «veo por qué piensas de esa manera». Mostrar comprensión ayuda a establecer un ambiente de confianza y apertura en la comunicación.

Transmisión clara del mensaje

El siguiente paso en la técnica del sándwich es transmitir nuestro mensaje de manera clara y concisa. La comunicación efectiva requiere que seamos directos y evitemos la ambigüedad. Esto significa utilizar un lenguaje claro y evitar jergas o términos técnicos que la otra persona pueda no entender.

Te interesa  Cómo nos comunicamos en la empresa: 5 técnicas efectivas

Concisión en la comunicación

Para ser concisos en nuestra comunicación, es importante identificar los puntos clave que queremos transmitir y eliminar cualquier información innecesaria. Podemos utilizar ejemplos o analogías para hacer que nuestro mensaje sea más claro y fácil de entender. También es útil utilizar un lenguaje positivo y evitar críticas o juicios negativos.

Claridad en el mensaje

Además de ser concisos, también debemos asegurarnos de que nuestro mensaje sea claro. Esto implica utilizar un lenguaje sencillo y evitar ambigüedades. Podemos utilizar ejemplos o ilustraciones para ayudar a la otra persona a comprender mejor nuestro punto de vista. También es importante ser coherentes en nuestra comunicación, es decir, asegurarnos de que nuestras palabras y acciones estén alineadas.

Conclusión positiva

El último paso en la técnica del sándwich es concluir la comunicación de manera positiva. Esto implica expresar un mensaje de ánimo y confianza hacia la otra persona.

Mensaje de ánimo

Podemos utilizar frases como «estoy seguro de que encontrarás una solución» o «confío en tu capacidad para resolver este problema». Estas palabras de ánimo ayudan a motivar a la otra persona y a fortalecer su confianza en sí misma.

Expresión de confianza

También es importante expresar nuestra confianza en la otra persona. Podemos decir cosas como «sé que puedes lograrlo» o «confío en tu juicio». Estas palabras de confianza ayudan a fortalecer la relación y a fomentar un ambiente de colaboración y apoyo mutuo.

La técnica del sándwich es una forma efectiva de comunicarse de manera asertiva. Consiste en empatizar y comprender a la otra persona, transmitir nuestro mensaje de manera clara y concisa, y concluir con un mensaje positivo. Al utilizar esta técnica, podemos establecer una comunicación más efectiva y fortalecer nuestras relaciones profesionales.

Te interesa  Cómo se llaman los 4 elementos de la comunicación: tipos y ejemplos

Deja un comentario