Qué son las penalidades contractuales: procedimiento de contratación

En el ámbito de la contratación empresarial, es común encontrarse con situaciones en las que una de las partes incumple con las obligaciones establecidas en el contrato. Para hacer frente a este tipo de situaciones, se recurre a las penalidades contractuales, que son medidas establecidas en el contrato para sancionar el incumplimiento y proteger los intereses de la parte perjudicada. En este artículo, te explicaré en detalle qué son las penalidades contractuales y cómo se lleva a cabo el procedimiento de contratación en relación a su aplicación.

Fases del procedimiento de contratación

Fase preliminar

Antes de la adjudicación de un contrato, no existe la imposición de penalidades contractuales. Durante esta fase preliminar, las partes interesadas presentan sus propuestas y se evalúan en base a los criterios establecidos en el pliego de condiciones. Una vez evaluadas todas las propuestas, se procede a la adjudicación del contrato a la empresa que cumpla con los requisitos establecidos y ofrezca las mejores condiciones.

Fase posterior a la adjudicación

Una vez que se ha adjudicado el contrato, se inicia la fase posterior a la adjudicación, en la cual se establecen las condiciones y términos específicos del contrato. Durante esta fase, es importante destacar que se pueden aplicar penalidades contractuales en caso de incumplimiento por parte del contratista.

Aplicación de penalidades

Tras la adjudicación

En esta fase, si el contratista no cumple con la solicitud de documentación justificativa para formalizar el contrato, se puede aplicar una penalidad del 3% del Presupuesto Base de Licitación. Esta penalidad tiene como objetivo incentivar al contratista a cumplir con los requisitos establecidos y evitar retrasos en la formalización del contrato.

Te interesa  ¿Qué es un plan de contratación? Elementos clave

Tras la firma del contrato

Una vez que el contrato ha sido firmado, si el contratista incumple con las obligaciones establecidas en el mismo, la Administración tiene dos opciones: resolver el contrato o imponer penalidades previstas en el pliego de cláusulas administrativas particulares (PCAP). Estas penalidades pueden incluir multas económicas, reducción de plazos de ejecución o incluso la rescisión del contrato.

Imposición y efectividad de las penalidades

Acuerdo del órgano de contratación

La imposición de penalidades contractuales debe ser acordada por el órgano de contratación, que es la entidad encargada de supervisar y gestionar el contrato. Este acuerdo debe estar debidamente fundamentado y justificado, teniendo en cuenta las circunstancias específicas del incumplimiento y las consecuencias que este ha tenido para la parte perjudicada.

Procedimiento contradictorio

Es importante destacar que el procedimiento de imposición de penalidades debe ser contradictorio, lo que significa que se debe permitir a la empresa adjudicataria/contratista presentar alegaciones y defenderse de las acusaciones de incumplimiento. Esto garantiza que se respeten los derechos de ambas partes y se evite cualquier tipo de arbitrariedad en la imposición de las penalidades.

Las penalidades contractuales son medidas establecidas en el contrato para sancionar el incumplimiento por parte del contratista. Estas penalidades se aplican en diferentes fases del procedimiento de contratación, tanto antes como después de la adjudicación del contrato. La imposición de las penalidades debe ser acordada por el órgano de contratación y se debe garantizar un procedimiento contradictorio para proteger los derechos de ambas partes involucradas.

Deja un comentario